Diferentes clases de cemento

Dentro de la gran cantidad de productos que podemos encontrar en una firma especializada en material de construcción en Tenerife, nos encontramos con el cemento. Es un polvo mineral muy fino elaborado mediante procesos exactos. Cuando se mezcla con agua se convierte en una pasta que se fortalece cuando se seca, siendo indispensable en el sector de la construcción.

Las clases de cemento más comunes

Uno de los cementos más comunes es el de endurecimiento rápido, muy parecido al Portland. Una de sus principales ventajas es que el revestimiento para encofrar se puede retirar antes de los días habituales, lo que permite un ahorro tanto de tiempo como de dinero.

El cemento Portland produce menos calor de hidratación y cuenta con una mayor resistencia y fuerza cuando se aplica con elementos químicos. Es uno de los más comunes gracias a sus excelentes características.

El cemento de bajo calor es poco reactivo y el periodo reactivo es mayor que otros. En este caso, esta clase de cemento se usa sobre todo en la construcción de hormigón en masa.
El cemento blando se conoce como una clase de cemento Portland, de color blanco puro y una gran resistencia. Se utiliza sobre todo para trabajos decorativos tanto en interiores como en exteriores.

También podemos encontrar el cemento hidrofóbico, compuesto por diferentes elementos que repelen el agua y al que no le afectan las temporadas de lluvias. Para finalizar, destacamos el resistente al sulfato, usado en la construcción de cimientos en los suelos que tienen altas proporciones de sulfatos.